La puerta angosta según San Lucas

lucas-13-22-30

22Y recorría ciudades y aldeas enseñando, mientras caminaba hacia Jerusalén. 23Y uno le dijo:

—Señor, ¿son pocos los que se salvan?

Él les contestó:

24—Esforzaos para entrar por la puerta angosta, porque muchos, os digo, intentarán entrar y no podrán. 25Una vez que el dueño de la casa haya entrado y haya cerrado la puerta, os quedaréis fuera y empezaréis a golpear la puerta, diciendo: «Señor, ábrenos». Y os responderá: «No sé de dónde sois». 26Entonces empezaréis a decir: «Hemos comido y hemos bebido contigo, y has enseñado en nuestras plazas». 27Y os dirá: «No sé de dónde sois; apartaos de mí todos los servidores de la iniquidad». 28Allí habrá llanto y rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán y a Isaac y a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, mientras que vosotros sois arrojados fuera. 29Y vendrán de oriente y de occidente y del norte y del sur y se pondrán a la mesa en el Reino de Dios. 30Pues hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close