Origen divino de la doctrina de Jesús según San Juan

juan-7-14-24

14Mediada ya la fiesta, subió Jesús al Templo y se puso a enseñar. 15Los judíos quedaron admirados y comentaban:

—¿Cómo sabe éste de letras sin haber estudiado?

16Entonces Jesús les respondió y dijo:

—Mi doctrina no es mía sino del que me ha enviado. 17Si alguno quiere hacer su voluntad conocerá si mi doctrina es de Dios, o si yo hablo por mí mismo. 18El que habla por sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, ése es veraz y no hay injusticia en él. 19¿No os dio Moisés la Ley? Sin embargo, ninguno de vosotros la cumple. ¿Por qué queréis matarme?

20Respondió la multitud:

—Estás endemoniado; ¿quién te quiere matar?

21Jesús les contestó:

—Yo hice una sola obra y todos os habéis extrañado. 22Puesto que os dio Moisés la circuncisión —aunque no es de Moisés sino de los Patriarcas—, incluso el sábado circuncidáis a un hombre. 23Si un hombre recibe la circuncisión el sábado para no quebrantar la Ley de Moisés, ¿os indignáis contra mí porque he curado por completo a un hombre en sábado? 24No juzguéis por las apariencias, sino juzgad con recto juicio.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close