Parábola de los invitados a las bodas según San Lucas

lucas-14-15-24

15Cuando oyó esto uno de los comensales, le dijo:

—Bienaventurado el que coma el pan en el Reino de Dios.

16Pero él le dijo:

—Un hombre daba una gran cena e invitó a muchos. 17Y envió a su siervo a la hora de la cena para decir a los invitados: «Venid, que ya está todo preparado». 18Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero le dijo: «He comprado un campo y tengo necesidad de ir a verlo; te ruego que me des por excusado». 19Y otro dijo: «Compré cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlas; te ruego que me des por excusado». 20Otro dijo: «Acabo de casarme, y por eso no puedo ir». 21Regresó el siervo y contó esto a su señor. Entonces, irritado el amo de la casa, le dijo a su siervo: «Sal ahora mismo a las plazas y calles de la ciudad y trae aquí a los pobres, a los tullidos, a los ciegos y a los cojos». 22Y el siervo dijo: «Señor, se ha hecho lo que mandaste, y todavía hay sitio». 23Entonces dijo el señor a su siervo: «Sal a los caminos y a los cercados y obliga a entrar, para que se llene mi casa. 24Porque os aseguro que ninguno de aquellos hombres invitados gustará mi cena».

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close