Curación del ciego de Betsaida según San Marcos

marcos-8-22-26

22Llegan a Betsaida y le traen un ciego suplicándole que lo toque. 23Tomando de la mano al ciego lo sacó fuera de la aldea y, poniendo saliva en sus ojos, le impuso las manos y le preguntó:

—¿Ves algo?

24Y alzando la mirada dijo:

—Veo a hombres como árboles que andan.

25Después le puso otra vez las manos sobre los ojos, y comenzó a ver y quedó curado, de manera que veía con claridad todas las cosas.

26Y lo envió a su casa diciéndole:

—No entres ni siquiera en la aldea.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close