Curación del ciego de Jericó según San Lucas

lucas-18-35-43

35Cuando se acercaban a Jericó, un ciego estaba sentado al lado del camino mendigando. 36Al oír que pasaba mucha gente, preguntó qué era aquello. 37Le contestaron:

—Es Jesús Nazareno, que pasa.

38Y gritó diciendo:

—¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!

39Y los que iban delante le reprendían para que se estuviera callado. Pero él gritaba mucho más:

—¡Hijo de David, ten piedad de mí!

40Jesús, parándose, mandó que lo trajeran ante él. Y cuando se acercó, le preguntó:

41—¿Qué quieres que te haga?

—Señor, que vea —respondió él.

42Y Jesús le dijo:

—Recobra la vista, tu fe te ha salvado.

43Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al presenciarlo, alabó a Dios.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close