El joven rico. Pobreza y entrega cristianas según San Lucas

lucas-18-18-30

18Cierto personaje distinguido le preguntó:

—Maestro bueno, ¿qué puedo hacer para heredar la vida eterna?

19Le respondió Jesús:

—¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino uno solo: Dios. 20Ya conoces los mandamientos: no cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no dirás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre.

21—Todo esto lo he guardado desde la adolescencia —respondió él.

22Después de oírlo le dijo Jesús:

—Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos. Luego, ven y sígueme.

23Pero al oír estas cosas se puso triste, porque era muy rico. 24Viéndole entristecerse, dijo Jesús:

—¡Qué difícilmente entrarán en el Reino de Dios los que tienen riquezas! 25Porque es más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el Reino de Dios.

26Los que escuchaban dijeron:

—¿Entonces quién puede salvarse?

27Él respondió:

—Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.

28Entonces dijo Pedro:

—Ya ves que nosotros hemos dejado nuestras cosas y te hemos seguido.

29Y Jesús les respondió:

—Os aseguro que no hay nadie que haya dejado casa, o mujer, o hermanos, o padres, o hijos por causa del Reino de Dios, 30que no reciba mucho más en este mundo y, en el siglo venidero, la vida eterna.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close