Entrada del Mesías en la Ciudad Santa según San Lucas

lucas-19-28-40

28Dicho esto, caminaba delante de ellos subiendo a Jerusalén.

29Y cuando se acercó a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, envió a dos discípulos, 30diciendo:

—Id a la aldea que está enfrente; al entrar en ella encontraréis un borrico atado, en el que todavía no ha montado nadie; desatadlo y traedlo. 31Y si alguien os pregunta por qué lo desatáis, le responderéis esto: «Porque el Señor lo necesita».

32Los enviados fueron y lo encontraron tal como les había dicho. 33Al desatar el borrico sus amos les dijeron:

—¿Por qué desatáis el borrico?

34—Porque el Señor lo necesita —contestaron ellos.

35Se lo llevaron a Jesús. Y echando sus mantos sobre el borrico hicieron montar a Jesús. 36Según él avanzaba extendían sus mantos por el camino. 37Al acercarse, ya en la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, llena de alegría, comenzó a alabar a Dios en alta voz por todos los prodigios que habían visto, 38diciendo:

—¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor!

¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!

39Algunos fariseos de entre la multitud le dijeron:

—Maestro, reprende a tus discípulos.

40Él les respondió:

—Os digo que si éstos callan gritarán las piedras.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close