Exhortación a la vigilancia y parábola del administrador según San Lucas

lucas-12-35-48

35»Tened ceñidas vuestras cinturas y encendidas las lámparas, 36y estad como quienes aguardan a su amo cuando vuelve de las nupcias, para abrirle al instante en cuanto venga y llame. 37Dichosos aquellos siervos a los que al volver su amo los encuentre vigilando. En verdad os digo que se ceñirá la cintura, les hará sentar a la mesa y acercándose les servirá. 38Y si viniese en la segunda vigilia o en la tercera, y los encontrase así, dichosos ellos. 39Sabed esto: si el dueño de la casa conociera a qué hora va a llegar el ladrón, no permitiría que se horadase su casa. 40Vosotros estad también preparados, porque a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del Hombre.

41Y le preguntó Pedro:

—Señor, ¿dices esta parábola por nosotros o por todos?

42El Señor respondió:

—¿Quién es, pues, el administrador fiel y prudente a quien el amo pondrá al frente de la casa para dar la ración adecuada a la hora debida? 43Dichoso aquel siervo a quien su amo cuando vuelva encuentre obrando así. 44En verdad os digo que le pondrá al frente de toda su hacienda. 45Pero si ese siervo dijera en sus adentros: «Mi amo tarda en venir», y comenzase a golpear a los criados y criadas, a comer, a beber y a emborracharse, 46llegará el amo de aquel siervo el día menos pensado, a una hora imprevista, lo castigará duramente y le dará el pago de los que no son fieles. 47El siervo que, conociendo la voluntad de su amo, no fue previsor ni actuó conforme a la voluntad de aquél, recibirá muchos azotes; 48en cambio, el que sin saberlo hizo algo digno de castigo, recibirá pocos azotes. A todo el que se le ha dado mucho, mucho se le exigirá, y al que le encomendaron mucho, mucho le pedirán.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close