Jesús debe volver al Padre según San Juan

Juan7 › 31 – 39

31Muchos de la multitud creyeron en él y decían:

—Cuando venga el Cristo, ¿hará más signos que los que hace éste?

32Al oír los fariseos que la multitud comentaba esto de él, los príncipes de los sacerdotes y los fariseos enviaron alguaciles para prenderle. 33Entonces Jesús les dijo:

—Aún estaré entre vosotros un poco de tiempo, luego me iré al que me ha enviado. 34Me buscaréis y no me encontraréis, porque donde yo estoy vosotros no podéis venir.

35Se dijeron los judíos:

—¿A dónde se irá éste que no podamos encontrarle? ¿Se irá tal vez a los dispersos entre los griegos y enseñará a los griegos? 36¿Qué significan estas palabras que ha dicho: «Me buscaréis y no me encontraréis», y «donde yo estoy vosotros no podéis venir»?

37En el último día, el más solemne de la fiesta, estaba allí Jesús y clamó:

—Si alguno tiene sed, venga a mí; y beba 38quien cree en mí. Como dice la Escritura, de sus entrañas brotarán ríos de agua viva.

39Se refirió con esto al Espíritu que iban a recibir los que creyeran en él, pues todavía no había sido dado el Espíritu, ya que Jesús aún no había sido glorificado.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Scroll to top