Parábola de los invitados a las bodas según San Mateo

mateo-22-1-14

221Jesús les habló de nuevo con parábolas y dijo:

2—El Reino de los Cielos es como un rey que celebró las bodas de su hijo, 3y envió a sus siervos a llamar a los invitados a las bodas; pero éstos no querían acudir. 4Nuevamente envió a otros siervos diciéndoles: «Decid a los invitados: mirad que tengo preparado ya mi banquete, se ha hecho la matanza de mis terneros y mis reses cebadas, y todo está a punto; venid a las bodas». 5Pero ellos, sin hacer caso, se marcharon: quien a su campo, quien a su negocio. 6Los demás echaron mano a los siervos, los maltrataron y los mataron. 7El rey se encolerizó, y envió a sus tropas a acabar con aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad. 8Luego les dijo a sus siervos: «Las bodas están preparadas pero los invitados no eran dignos. 9Así que marchad a los cruces de los caminos y llamad a las bodas a cuantos encontréis». 10Los siervos salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos; y se llenó de comensales la sala de bodas. 11Entró el rey para ver a los comensales, y se fijó en un hombre que no vestía traje de boda; 12y le dijo: «Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin llevar traje de boda?» Pero él se calló. 13Entonces el rey les dijo a los servidores: «Atadlo de pies y manos y echadlo a las tinieblas de afuera; allí habrá llanto y rechinar de dientes». 14Porque muchos son los llamados, pero pocos los elegidos.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close