Parábola de los viñadores homicidas según San Mateo

mateo-21-33-46

33Escuchad otra parábola:

—Había un hombre, dueño de una propiedad, que plantó una viña, la rodeó de una cerca y cavó en ella un lagar, edificó una torre, la arrendó a unos labradores y se marchó lejos de allí. 34Cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió a sus siervos a los labradores para recibir sus frutos. 35Pero los labradores agarraron a los siervos y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y a otro lo lapidaron. 36De nuevo envió a otros siervos, más numerosos que los primeros, pero les hicieron lo mismo. 37Por último les envió a su hijo, pensando: «A mi hijo lo respetarán». 38Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: «Éste es el heredero. Vamos, lo mataremos y nos quedaremos con su heredad». 39Y lo agarraron, lo sacaron fuera de la viña y lo mataron. 40Cuando venga el amo de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?

41Le contestaron:

—A esos malvados les dará una mala muerte, y arrendará la viña a otros labradores que le entreguen los frutos a su tiempo.

42Jesús les dijo:

—¿Acaso no habéis leído en las Escrituras:

La piedra que rechazaron los constructores,

ésta ha llegado a ser la piedra angular.

Es el Señor quien ha hecho esto

y es admirable a nuestros ojos?

43Por esto os digo que se os quitará el Reino de Dios y se entregará a un pueblo que rinda sus frutos. 44Y quien caiga sobre esta piedra se despedazará, y al que le caiga encima lo aplastará.

45Al oír los príncipes de los sacerdotes y los fariseos sus parábolas, comprendieron que se refería a ellos.

46Y aunque querían prenderlo, tuvieron miedo a la multitud, porque lo tenían como profeta.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close