Resurrección de la hija de Jairo y curación de la hemorroísa según San Mateo

mateo-9-18-26

18Mientras les decía estas cosas, un hombre importante se acercó, se postró ante él y le dijo:

—Mi hija se acaba de morir, pero ven, pon la mano sobre ella y vivirá.

19Jesús se levantó y le siguió con sus discípulos.

20En esto, una mujer que padecía flujo de sangre hacía doce años, acercándose por detrás, tocó el borde de su manto, 21porque se decía a sí misma: «Con sólo tocar su manto me curaré». 22Jesús se volvió y mirándola le dijo:

—Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado.

Y desde ese mismo momento quedó curada la mujer.

23Cuando llegó Jesús a la casa de aquel hombre y vio a los músicos fúnebres y a la gente alterada, comenzó a decir:

24—Retiraos; la niña no ha muerto, sino que duerme.

Pero se reían de él. 25Y, cuando echaron de allí a la gente, entró, la tomó de la mano y la niña se levantó. 26Y esta noticia corrió por toda aquella comarca.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close