Curación en sábado de un paralítico según San Juan

juan-5-1-18

51Después de esto se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. 2Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, una piscina, llamada en hebreo Betzata, que tiene cinco pórticos, 3bajo los que yacía una muchedumbre de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos. 4

5Estaba allí un hombre que padecía una enfermedad desde hacía treinta y ocho años. 6Jesús, al verlo tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dijo:

—¿Quieres curarte?

7El enfermo le contestó:

—Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se mueve el agua; mientras voy, baja otro antes que yo.

8Le dijo Jesús:

—Levántate, toma tu camilla y ponte a andar.

9Al instante aquel hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar.

Aquel día era sábado. 10Entonces le dijeron los judíos al que había sido curado:

—Es sábado y no te es lícito llevar la camilla.

11Él les respondió:

—El que me ha curado es el que me dijo: «Toma tu camilla y anda».

12Le interrogaron:

—¿Quién es el hombre que te dijo: «Toma tu camilla y anda»?

13El que había sido curado no sabía quién era, pues Jesús se había apartado de la muchedumbre allí congregada.

14Después de esto lo encontró Jesús en el Templo y le dijo:

—Mira, estás curado; no peques más para que no te ocurra algo peor.

15Se marchó aquel hombre y les dijo a los judíos que era Jesús el que le había curado. 16Por eso perseguían los judíos a Jesús, porque había hecho esto un sábado. 17Jesús les replicó:

—Mi Padre no deja de trabajar, y yo también trabajo.

18Por esto los judíos con más ahínco intentaban matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que también llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close