La lanzada según San Juan

juan-19-31-37

31Como era la Parasceve, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día grande, los judíos rogaron a Pilato que les rompieran las piernas y los retirasen. 32Vinieron los soldados y rompieron las piernas al primero y al otro que había sido crucificado con él. 33Pero cuando llegaron a Jesús, al verle ya muerto, no le quebraron las piernas, 34sino que uno de los soldados le abrió el costado con la lanza. Y al instante brotó sangre y agua. 35El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice la verdad para que también vosotros creáis. 36Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: No le quebrantarán ni un hueso. 37Y también otro pasaje de la Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close