La tempestad calmada según San Marcos

marcos-4-35-41

35Aquel día, llegada la tarde, les dice:

—Crucemos a la otra orilla.

36Y, despidiendo a la muchedumbre, le llevaron en la barca tal como estaba. Y le acompañaban otras barcas. 37Y se levantó una gran tempestad de viento, y las olas se echaban encima de la barca, hasta el punto de que la barca ya se inundaba. 38Él estaba en la popa durmiendo sobre un cabezal. Entonces le despiertan, y le dicen:

Maestro, ¿no te importa que perezcamos?

39Y, puesto en pie, increpó al viento y dijo al mar:

¡Calla, enmudece!

Y se calmó el viento y sobrevino una gran calma. 40Entonces les dijo:

—¿Por qué os asustáis? ¿Todavía no tenéis fe?

41Y se llenaron de gran temor y se decían unos a otros:

—¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close