La fe del centurión según San Mateo

mateo-8-5-13

5Al entrar en Cafarnaún se le acercó un centurión que le rogó:

6—Señor, mi criado yace paralítico en casa con dolores muy fuertes.

7Jesús le dijo:

—Yo iré y le curaré.

8Pero el centurión le respondió:

—Señor, no soy digno de que entres en mi casa. Pero basta que lo digas de palabra y mi criado quedará sano. 9Pues también yo soy un hombre que se encuentra bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes. Le digo a uno: «Vete», y va; y a otro: «Ven», y viene; y a mi siervo: «Haz esto», y lo hace.

10Al oírlo Jesús se admiró y les dijo a los que le seguían:

—En verdad os digo que en nadie de Israel he encontrado una fe tan grande. 11Y os digo que muchos de oriente y occidente vendrán y se sentarán a la mesa con Abrahán, Isaac y Jacob en el Reino de los Cielos, 12mientras que los hijos del Reino serán arrojados a las tinieblas de afuera: allí habrá llanto y rechinar de dientes.

13Y le dijo Jesús al centurión:

—Vete y que se haga conforme has creído.

Y en aquel momento quedó sano el criado.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close