Reacción de Jesús ante la muerte de Lázaro según San Juan

juan-11-1-37

111Había un enfermo que se llamaba Lázaro, de Betania, la aldea de María y de su hermana Marta. 2María era la que ungió al Señor con perfume y le secó los pies con sus cabellos; su hermano Lázaro había caído enfermo. 3Entonces las hermanas le enviaron este recado:

—Señor, mira, aquel a quien amas está enfermo.

4Al oírlo, dijo Jesús:

—Esta enfermedad no es de muerte, sino para gloria de Dios, a fin de que por ella sea glorificado el Hijo de Dios.

5Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. 6Aun cuando oyó que estaba enfermo, se quedó dos días más en el mismo lugar. 7Luego, después de esto, les dijo a sus discípulos:

—Vamos otra vez a Judea.

8Le dijeron los discípulos:

—Rabbí, hace poco te buscaban los judíos para lapidarte, y ¿vas a volver allí?

9—¿Acaso no son doce las horas del día? —respondió Jesús—. Si alguien camina de día no tropieza porque ve la luz de este mundo; 10pero si alguien camina de noche tropieza porque no tiene luz.

11Dijo esto, y a continuación añadió:

—Lázaro, nuestro amigo, está dormido, pero voy a despertarle.

12Le dijeron entonces sus discípulos:

—Señor, si está dormido se salvará.

13Jesús había hablado de su muerte, pero ellos pensaron que hablaba del sueño natural.

14Entonces Jesús les dijo claramente:

—Lázaro ha muerto, 15y me alegro por vosotros de no haber estado allí, para que creáis; pero vayamos adonde está él.

16Tomás, el llamado Dídimo, les dijo a los otros discípulos:

—Vayamos también nosotros y muramos con él.

17Al llegar Jesús, encontró que ya llevaba sepultado cuatro días. 18Betania distaba de Jerusalén como quince estadios. 19Muchos judíos habían ido a visitar a Marta y María para consolarlas por lo de su hermano.

20En cuanto Marta oyó que Jesús venía, salió a recibirle; María, en cambio, se quedó sentada en casa. 21Le dijo Marta a Jesús:

—Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano, 22pero incluso ahora sé que todo cuanto pidas a Dios, Dios te lo concederá.

23—Tu hermano resucitará —le dijo Jesús.

24Marta le respondió:

—Ya sé que resucitará en la resurrección, en el último día.

25—Yo soy la Resurrección y la Vida —le dijo Jesús—; el que cree en mí, aunque hubiera muerto, vivirá, 26y todo el que vive y cree en mí no morirá para siempre. ¿Crees esto?

27—Sí, Señor —le contestó—. Yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido a este mundo.

28En cuanto dijo esto, fue a llamar a su hermana María, diciéndole en un aparte:

—El Maestro está aquí y te llama.

29Ella, en cuanto lo oyó, se levantó enseguida y fue hacia él. 30Todavía no había llegado Jesús a la aldea, sino que se encontraba aún donde Marta le había salido al encuentro. 31Los judíos que estaban con ella en la casa y la consolaban, al ver que María se levantaba de repente y se marchaba, la siguieron pensando que iba al sepulcro a llorar allí. 32Entonces María llegó donde se encontraba Jesús y, al verle, se postró a sus pies y le dijo:

—Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano.

33Jesús, cuando la vio llorando y que los judíos que la acompañaban también lloraban, se estremeció por dentro, se conmovió 34y dijo:

—¿Dónde le habéis puesto?

Le contestaron:

—Señor, ven a verlo.

35Jesús rompió a llorar. 36Decían entonces los judíos:

—Mirad cuánto le amaba.

37Pero algunos de ellos dijeron:

—Éste, que abrió los ojos del ciego, ¿no podía haber hecho que no muriera?

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Viewing Highlight
Loading...
Highlight
Close