Institución de la Sagrada Eucaristía según San Mateo

Mateo26 › 26 – 29

26Mientras cenaban, Jesús tomó pan y, después de pronunciar la bendición, lo partió, se lo dio a sus discípulos y dijo:

—Tomad y comed, esto es mi cuerpo.

27Y tomando el cáliz y habiendo dado gracias, se lo dio diciendo:

—Bebed todos de él; 28porque ésta es mi sangre de la nueva alianza, que es derramada por muchos para remisión de los pecados. 29Os aseguro que desde ahora no beberé de ese fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba con vosotros de nuevo, en el Reino de mi Padre.

Texto de EUNSA (Universidad de Navarra)

Scroll to top